Si no me falla la memoria.


Si no me falla la memoria, me he pasado mitad de mi vida frente al televisor y  la otra mitad frente al espejo. Fui la bobita del curso en el kinder, una vez boté el arroz por la ventana  y otra vez le hice pistola en la cara a la Miss de mi ruta escolar.
Tomé café desde los 4 años, por eso mis nervios estuvieron destrozados desde siempre; me crió en gran parte la empleada del servicio; todas las noches tuve que bogarme un platado de avena en contra de mi voluntad y le hice las tareas de caligrafía a Almiris, mi niñera.
Si no me falla la memoria, Fui todos los domingos a misa hasta que me confundí. Recibí todos los sacramentos hasta la confirmación, y una vez corté el spaguetti en pedacitos en frente del dueño de La Piazzeta. El tipo me regañó duro.
Siempre me dio vergÜenza decir dónde nací.
Me deprimí irremediablemente cada vez que se acabaron las vacaciones.
Una vez le dije a mi mamá que soñaba con vivir en Villa del Prado.
Alguna vez tuve asco de un niño pobre que tenía la mano quemada.
Cuando tenía 12 años puse cara de culo tantos días seguidos, que hice llorar a mi papá.
Cuando tenía 13 mi mamá me hizo ir al ginecólogo, y mostrarle las tetas al endocrino.
Cuando conocí a los hombres pensé que no era necesario hablarles, para mí era claro que un grupo de pre- adolescentes oliendo a “Colors” de Bennetton sólo servían para bailar en las fiestas; por ende, salí de muchas fiestas sin haber bailado.
Una vez le quité el novio a una gran amiga. Ella parecía indecisa, yo en cambio, estaba muy decidida.
Me hice un tatuaje sin concepto alguno de la estética a los 16; me subí en cuanta tarima encontré en fiesta, verbena, bazar o discoteca y una vez gané un concurso por bailar virtuosamente “El baile del mono” de Wilfrido Vargas.Elaboré, con una dedicación desmesurada, coreografías para “El Grillero”, “El Cutibili Pachá” y mi preferida: “The Sign” de “Ace of Base”.  Y todas las bailé en público, sin rastro alguno de pudor.
Nunca pasé un examen de cálculo, o trigonometría, o matemática básica; de física sólo recuerdo el movimiento parabólico con el que mi zapato colegial alcanzaba las cerezas de un árbol y mi vacío en la historia va desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta la muerte de Michael Jackson; nunca aprendí sobre la guerra fría y la única cortina que retuve no fue la de hierro, sino la “Cortina de Plátano” del gran Junot Díaz.
Siempre fui buena para lo que no da plata, como bailar, pintar y escribir; fui una gomela mediocre y luego tuve un dejo de hippie bastante regular. Algunas veces me juré duende y en otras ocasiones princesa; creí ser maga, bruja, ninfa. Traté de leer a Focault, Cortázar, Carpentier y Baudrillard, pero si les entendí 3 frases fue mucho. Alguna vez participé en un concurso de cuentos inspirados en Borges, pero para empezar, nunca entendí a Borges.Alguna vez viví en Buenos Aires y nunca fui al Tortoni, ni aprendí quienes eran Troilo, Goyeneche y Salgán.
Si no me falla la memoria, mis relaciones pasadas me dejaron grandes cosas: inseguridad, desconfianza, un tapón de sinusitis y una gastritis calibre 38.
Una vez me emborraché hasta sangrar por la nariz y fumé marihuana hasta que un día me produjo ataques de pánico. (Tranquila mami, ya no volví a fumar).
Nunca tendí la cama, ni recogí la pijama del suelo, ni extendí la toalla mojada; siempre tuve quien lo hiciera por mi. Nunca cociné, ni lavé un solo plato, ni ayudé los domingos en la casa.
Si no me falla la memoria, nunca entendí cuál era el conducto regular de las cosas y siempre dormí con los pies por fuera de la cama. Tampoco entendí por qué era buena la caridad, eso de tenerle pesar a la gente, ni a dónde se fueron todos los esferos y lápices que perdí en la vida. No tuve la valentía para decir las cosas de frente y tampoco unas ganas enormes de hacer algo por los demás.
Si no me falla la memoria, viví toda la vida embarcada en esa triste empresa de “ser perfecta”, y al igual que cualquier país, tuve mi propia “Gran Depresión”: a los 24 el  mundo me dio un batazo en la espinilla y mi negocio de la perfección quedó en la ruina. Gracias a Dios.
Si no me falla la memoria, algún día aprendí a burlarme de mí misma, y fue lo mejor que me pasó en la vida.
Escribirlo siempre me hizo inmensamente feliz.

Acerca de Lecciones de Pataleta

Bailarina en receso, salsera hasta la muerte, estudiante tardía de periodismo, narcisa diagnosticada con casi-trastorno de personalidad, publicista de medio tiempo y bañista permanente en las playas del amor. Nací en un pueblo cuyo nombre nadie entiende de primerazo.
Esta entrada fue publicada en Sobre la vida y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Si no me falla la memoria.

  1. Nabucom dijo:

    “si no me falla la memoria”… es bueno recapitular, saludos.

  2. Danilo dijo:

    ¡Caramba!

    Este ha sido de mis favoritos de todo lo que te he leído. Me encantó el final.

    Saludos.

  3. Que bueno leer todo esto, un besote se te quiere

  4. Anónimo dijo:

    brutica consentida

  5. claudicada 200 dijo:

    Me encantó. Creo que difícilmente me puedo sentir igual de comprendida.
    Gracias por eso.

  6. Vanessa dijo:

    Muy bueno!! … hasta yo termine recapitulando mi vida!

  7. Lina, tenemos amigos en común que me recomendaron tu blog. Me he reído como una verdadera esquizofrénica. Qué buen estilo. Este post me gustó mucho porque me parece super honesto, muy humano y porque me identifico completamente con que cuando uno aprende a burlarse de uno mismo, la vida mejora infinitamente. Yo me voy a recomendar a mí misma para que leas lo que escribo, no porque sea una pretensiosa orgullosa de mi prosa glamorosa (aunque esto haya salido en verso), sino porque veo que mis sandeces también te harían reir como yo me he reído con lo que escribes. Un abrazo!

    mediolagana.wordpress.com

  8. HOla Camila, muchas gracias por tomarte el tiempo de leer mis malcriadeces, me encanta que te hayan gustado y que te hayas sentido, el algún punto, identificada. Estoy en la oficina ahora, así que apenas he podido leer un poco de tu blog y la verdad está muy divertido, bien escrito y las anécdotas son muy interesantes. Apenas llegue a casa leeré lo que me falta. Me encanta encontrar gente que disfruta esto del blog tanto como yo, se nota que te diviertes mucho con esto y eso es lo más importante.
    De nuevo, muchas gracias por leer y compartir.
    Abrazo!

  9. juan david dijo:

    Hacia mucho no leia algo en internet que me gustara de verdad o siquiera me atrapara mas alla de un par de clicks, me gusta mucho este blog😀

  10. natalia salazar dijo:

    Linis me encanto hace mucho lom publicaste y hasta hoy lo vi creo que eres muy valiente me encanta como ves el mundo y creo que tengo mucho que aprender de ti, un abrazote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s