Indigestión Navideña.





Siempre he pensado que es más fácil escaparse de una religión, que de la Navidad.


Uno no está obligado a ir a misa, porque a los 15 años fue capaz de reunir el valor para cerrar la puerta de la iglesia y no volver sino a los funerales; pero apenas llega diciembre (quiero decir, noviembre, o en el peor de los casos, octubre) uno está obligado a celebrar la Navidad. Sí, por más desertores en potencia que haya, nadie es capaz en realidad de levantarse contra el régimen del anciano hipertenso, que nunca regala lo que le piden… y no hablo de Fidel, no, hablo de Santa Claus.


Todo resulta una obligación cuando llega Navidad: es un deber sentirse mejor, es menester volverse una buena persona y es obligatorio resetear el chip para poner el espíritu en “Modo Navidad”.

Lo curioso es que la mayoría de las veces el chip malinterpreta las órdenes y por “Modo Navidad” entiende “Modo Destroyer”, y así se pierde en la confusión: por “Novena” entiende “Bacanal”, por “Noche Buena” entiende “Mala Amanecida” y por “Rezar” interpreta “Perrear”. Pero bueno, “Malhechor”, “Gazpacho” y “SanBazar” proveerán.


El caso es que cuando uno hace caso omiso a sus obligaciones navideñas, lleva del bulto y de qué manera.


Por ejemplo, si uno no quiere leer la oración a la virgen María en la novena de la oficina, las señoras del aseo y todas sus secuaces comienzan a mirar con ojos acusadores diciendo: “esa sardina, pobre oveja sin rebaño, debe ser una caspa sin rumbo fijo”, y acto seguido, se echan la bendición.


Si uno se muestra reacio a cantar los villancicos en la novena familiar, siempre recibirá un llamado de atención post-evento por parte de la madre diciendo: “tan bobita, si tu cantas lo más de lindo”. Así, ante el conflicto interno que produce alzar la voz para cantar “tutaina tuturumaina”, lo más sensato siempre será refugiarse en las maracas y sentarse al lado de la prima disléxica encargada de la pandereta, quien, por mérito, se llevará toda la atención de la familia.


Por otro lado, si uno no quiere comerse la parte oscura del pavo porque le sabe a Manatí, siempre recibirá la desaprobación por cortesía de esa tía que insiste en recordar a los niños de Somalia mientras se lleva a la boca una porción desorbitada de puré.

Y qué decir si uno separa las uvas pasas del arroz con coco… será una bestia mal educada por toda la eternidad.


En cuanto a las fiestas, si uno decide asistir a la celebración de Navidad de la empresa únicamente para hartarse de comida y emborracharse hasta las muelas, será tildado de ordinario, de regular, de empleado clase media, por todos esos que se creen demasiada cosa para ir a una fiesta empresarial.

Pero, es cuestión de reclamar derechos básicos: ya que Mr. Ex – President decidió erradicar el pago de horas adicionales de trabajo; no queda otra opción que cobrárselas a la empresa en porciones de comida y aguardiente. Un trago gratis por cada problema resuelto en horario extra, y entonces sí, ¡Salud!, ¡Feliz navidad!


Después de analizar el por qué de tanta indigestión decembrina, se sabe que tienen mucha culpa las obligaciones de todas las navidades pasadas:

Si uno es hijo de padres separados y tuvo que pasar todos los 24 viajando en carro entre dos, tres y hasta cuatro casas.

Si uno pertenece a una familia tipo Flanders y hasta ahora se tuvo que acostar todos los 24 de diciembre a las 10 de la noche.

Si a uno definitivamente no le gusta la torta de vino, ni el Panetón navideño, pero siempre los tuvo que comer para evitar romper lazos familiares.


Y ni hablar de las frustraciones:

Si uno nunca entendió la diferencia entre Santa Claus y el Niño Dios.

Si el niño Dios eran los papás.

Si uno creció escuchando “mamá, ¿dónde están los juguetes?”.

Si la nieve nunca cayó…


La navidad debería ser opcional, como tantas cosas en la vida que uno puede o no hacer, decisiones tan libres como bañarse los domingos o no, como comerse las uñas o cortárselas… asimismo uno debería poder decidir festejar la Navidad o no y sobre todo, lo más importante, no ser condenado por ello.


¡Qué viva la Navidad! (siempre que podamos NO celebrarla).









Acerca de Lecciones de Pataleta

Bailarina en receso, salsera hasta la muerte, estudiante tardía de periodismo, narcisa diagnosticada con casi-trastorno de personalidad, publicista de medio tiempo y bañista permanente en las playas del amor. Nací en un pueblo cuyo nombre nadie entiende de primerazo.
Esta entrada fue publicada en Sobre la Navidad y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Indigestión Navideña.

  1. A mí me aburre el afán de decorar desde noviembre 1, las propagandas navideñas, las voz guapachosa de los locutores.Me encanta tragar como cerdo. Eso me gusta mucho de la navidad.Saludos.

  2. mmmmmmmmm, comidaaaaaaaaa….

  3. En ningún momento del año Bogotá se convierte en el hervidero de trancones y tensiones como en diciembre. Y de ninguna manera se despeja como ocurre entre el 26 de dic y el 6 de enero. Me gusta del año nuevo porque es una fiesta sin obligaciones que se puede celebrar en familia o con los amigos o en soledad o simplemente no celebrarse en absoluto. La navidad es el caso contrario y por eso me gusta menos.Solo la comida navideña salva un poco la navidad.

  4. Lina Tono dijo:

    Jugo de Maracuyá: Tienes mucha razón sobre la voz de los locutores, adquiere un tono terrible!!!!!! muchas gracias por leer.saludos!

  5. Lina Tono dijo:

    Querido Saimon:La comida esta bien, pero ya deberían variar un poco el menú no?? muuuuuuuuaaaaaaaaaa! gracias por leer amore!

  6. Lina Tono dijo:

    Nykolay: Ya que, gracias a la vida laboral, he pasado mis primeras navidades trabajando en Bogotñá, he podido disfrutar del espacio público, el transporte y los parques a mis anchas. Es lo único bueno de que todo el mundo vaya de vacaciones mientras uno sigue trabajando.muchas gracias por leer.saludos!

  7. No se porque terminé en este blog, pero no sólo me indigesta la navidad, sino que a este paso, va a tocar disfrazarse de Santa Claus en Halloween, vestir el árbol con calabazas o poner a Jack Skellington en el pesebre.

  8. Yonylasveo dijo:

    Dado que generalmente las personas consideran su existencia como ciclos, la Navidad es una fiesta que remite a mirar ésta época como un fin de algo, de que? no se sabe… pero por ello la gente se bebe lo que no se bebe en todo el año, se embute lo que no se pudo comer, y llama al que nunca le dirigió una palabra en todo el año, etc… por ello es una época con mucha energía mal encaminada a los excesos, y al arrepentimiento de las cosas que seguirá haciendo hasta la otra Navidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s