El grito de mi independencia.


Hace unos días hice, por fin, el check- out en el “Hotel Mamá”.
Después de 26 años de hospedaje 5 estrellas, decidí dar por terminado el servicio gratuito de limpieza de habitación, de lavado y planchado de ropa, el servicio de cable con canales Doble Premium, el desayuno sin límite de horario y con servicio directo a la cama, el almuerzo trifásico y la cena monárquica. Además del acuerdo de apapachamiento eterno firmado por mis padres, en el que me he visto sumergida desde mis días en el líquido amniótico.
También cancelé las cláusulas de convivencia instauradas bajo los nombres de “Si no vienes a cenar ¡avisa!” y de “levanta esa toalla mojada del suelo ¡ahora! “.
Pensé que me obligarían a pagar un excedente por las botellas de vino y whisky que por años hurté del bar, por la alfombra que manché con vinilo negro, por las paredes que rayé con las uñas rojas y por todas las veces que malgasté el papel higiénico; pero al final todo me fue perdonado. Como a un toro indultado, me dijeron: Podéis ir en paz.
Así, dejando el olor de mis pataletas, mis depresiones y mis amoríos, impregnado en los tapetes y cortinas, recogí mis corotos y con no pocas lágrimas y mocos, agradecí a esa habitación que por años soportó todo tipo de juergas ilegales, calzones sucios en el suelo, sobredosis de esmalte para uñas y resacas de ultratumba.
Entonces cambié de barrio y ahora no vivo en hotel, sino que vivo en mi casa. Pasé de huesped a propietaria con el patrocinio de un crédito bancario que se encargará de asfixiarme los próximos 15 años, de perseguirme por oscuras calles en mis pesadillas y de recordarme, día a día, de aquella vez en la que vendí mi alma al diablo a cambio de 45 mts. de área y 20 mts. de terraza.
Digamos que este nuevo contrato de convivencia conmigo misma tiene sus ventajas y sus desventajas, sus delicias y sus asquerosidades:
Dentro de la lista de cosas buenas está, sobretodo, la oportunidad de convertirme en alguien útil, en lo que refiere a “útil” según el evangelio de las abuelas, es decir, poseer la gracia, delicadeza y pericia suficientes para llevar a buen término una torta de chocolate, un mameluco de lana, un caldo de pollo o la limpieza de un sanitario.
Para alguien como yo, que nunca ha leído alguno de esos Best Seller sobre”cómo ser buena ama de casa”, el proceso de iniciación a la carne cruda, a las fechas de caducidad del queso y al uso adecuado de un trapero, ha arrojado, hasta ahora, sólo resultados nefastos para mi propia salud: El trapero huele a perro y si supiera explicar por qué, seguramente no olería más a perro. Las papas sabaneras no traen fecha de caducidad, así que caducaron, adornándose con una especie de hongo blanco y cremoso, dejando una estela de rancios perfumes en mi cocina por un tiempo récord de 6 días.
Sin embargo, y a pesar de que soy potente candidata a “Miss Calamidad Doméstica” puedo decir que mis atropelladas experiencias caseras también me han habilitado para dar consejos a futuras practicantes:
Encender la licuadora sin tapa no es una buena opción.
Tampoco lo es limpiar las hornillas cuando están al rojo vivo.
No es buena idea caminar en calcetines sobre el piso recién trapeado.
Si no tienes un saca-corchos, no invites amigos a tomar vino.
Las botellas de vino no se abren con cuchillo.
Algunos ruidos en la noche son normales.
Algunos ruidos en la noche no son normales, son producto de la imaginación.
Si el celador del edificio se llama Jhon Kennedy, es mejor desconfiar de él.
Si la casa del vecino huele a Pop Corn, la tuya probablemente también.
Si te cortan la luz y los mariscos se descongelan, manda a incinerar la casa.
Podría seguir por horas, pero debo decir que “ser útil” es la peor cosa buena que tiene vivir sola (si no es la peor, por lo menos es la más aburrida). En la lista hay cosas más placenteras como el Abandono Programado, traducido en la imposibilidad de los padres de volver a preguntar cosas como la hora de llegada y la frecuencia de las salidas. Y por supuesto, está el Auto-Abandono en primer grado, reflejado en un plato lleno de comida que logra quedarse por horas sobre la cama, y en la sudadera consentida, llevada sin miedos, sin reproches, rota y descolorida.
Ahora que vivo sola he desarrollado un nuevo instinto, que si bien, aún no es de madre (ni nada que se le parezca) sí encierra comportamientos propios de alguien con un poco más de conciencia sobre su propia existencia: no en vano tengo ya mi tarjeta Súper Cliente del supermercado de la esquina y recolecto con una cautela nunca antes vista en mi vida, los stickers que traen premios para el hogar. Eso sí es saber encargarse de uno mismo.
Si me vieran regando las petunias, hablándole a mis matas y raspando el arroz del caldero a las 11 de la noche… A mi me cuesta creerlo todavía.

Acerca de Lecciones de Pataleta

Bailarina en receso, salsera hasta la muerte, estudiante tardía de periodismo, narcisa diagnosticada con casi-trastorno de personalidad, publicista de medio tiempo y bañista permanente en las playas del amor. Nací en un pueblo cuyo nombre nadie entiende de primerazo.
Esta entrada fue publicada en Sobre la vida y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

25 respuestas a El grito de mi independencia.

  1. ¡Felicitaciones!Me reí en forma.Saludos.

  2. LoReLeiN dijo:

    Eh ave maría total nunca te fijas en el vencimiento de las cosas yo tuve cebollas moradas con raíces juaaa muy bueno

  3. Lina Tono dijo:

    Gracias!! jugo de maracuya!! pero no sé si leíste la versión final, había publicado un pedazo incompleto por error jjiji!!

  4. Lina Tono dijo:

    Gracias Lore!!!! igual de descuidada a mi jejejejjej

  5. vivo en un apartamento compartido, con mucha gente de muchos lugares del mundo, y si hay algo que todos tenemos en común, existiendo una variada gama de niveles de dejadez, es el ser desastrosos.

  6. Tenías razón, no lo había leído completo. Regresé a seguir riendo. Saludos.

  7. nose dijo:

    yo también tuve la fotuna de aprender en tu casa que los nuevos corchos no se abren con cuchillo….por fortuna, si no tienes sacacorchos puedes seguir invitándonos gracias a tus maravillosos vecinos. Ahora bien, extiendo, comparto y reitero la desconfianza hacia "bebé" que chatea mientras te echa el ojo.Gracias por ese día lleno de risas en tus 40 acogedores metros de área

  8. matytono dijo:

    Lini, he leido en voz alta para tu tio y nos hemos reido hasta el cansancio! eres una divinaaaaaaaa, te quiero ver por un agujeritooooo cuidando y hablandole a tus petunias y ver como te saltaban los liquidos de la licuadota sin tapa, jajajaja, pero tranquila, son accidentes que en alguna ocasión nos ha pasado a todas!!! el último mio fue con mezcla para hacer una torta de maíz!!, baño total, hasta el techo!!Deseando que disfrutes muchisimo el check-out con la certeza que el crédito bancario no terminará por asfixiarte. Te quiero mucho y me deleitas con tu manera de escribir!Tu tía Maty

  9. Rocio Corena dijo:

    Me encantó tu artículo. Lo guardaré para que mi hija (aún tiene 15 y no ve el momento de "graduarse para ser grande e irse a estudiar a Bogotá") lo lea en un par de años y para mis sobrinas en edad de lo mismo que tú.

  10. Lina Tono dijo:

    Hermosa Clau, recuerdo con mucho cariño nuestra cena sin saca corchos, a veces cuando las cosas no estan a la mano se valoran más. Como cuando las amigas están lejos y se extrañan montones. Gracias por tu comentario, oportuno y acertado como siempre. Te quiero mucho!

  11. Lina Tono dijo:

    Mamaty, que bueno que los haya hecho reír, en realidad ese es todo mi propósito con esto, ya que mi trabajo en la oficina no sirve sino para mentirle a la gente (la publicidad) con esto redimo mis pecados jajajjajaj. Los quiero mucho!

  12. Lina Tono dijo:

    Rocío, muchas gracias por tu comentario!!! espero no espantar los sueños de tus hijas con tanto disparate. Un abrazo

  13. Felicitaciones😀 jaja… Creo que estare en una situacion similar a tu misma edad… Y Tal vez te tome como modelo y ejemplo jaja… Supongo que vivir en casa nos hace así de inutiles, pero luego es divertido aprender a "Ser utiles"🙂 Saludos!

  14. Anamaria dijo:

    Me encantó el humor,como siempre,lo bien escrito y sobre todo la sensatez con la que has recopilado todo lo bueno que tuviste y perdiste en tu hotel 5 estrellas maravilloso y todas las embarradas que se pueden cometer estrenando autonomía….pero como 45 metros propios no es un avión puedes embarrarla aún algunas veces mas sin estrellarte!!!! Eso si: a aprender de los errores,comprar el sacacorchos,tapar la licuadora antes de encenderla y hablarle mucho,mucho,mucho a las petunias. Ah!!! y tambien regarlas,que con hablarles no basta!!!!Felicitaciones,estas cada vez mas amena,y mas suelta.Quien te dice que ya no tenemos a Bisabuelo reencarnado!!!

  15. manuelapach dijo:

    nadie había descrito mejor mi propia y presente experiencia… aunque yo si me gané el "Miss Calamidad Domestica" después de intentar hacer un huevo duro y fracasar en el intento, no una sino tres veces consecutivas… ahora, no solo recolecto los stickers del super cliente, también los volantes de domicilios locales y soy mejor clienta de la cálida cocina de la abuela que al medio día me brinda un amable servicio con ración extra para llevar… comparto el resto, lo de los ruidos, el papel, los platos y la sudadera… y si, soy feliz.

  16. Lina Tono dijo:

    Mr. Mortal: gracias por tu comentario!! pero te pido el favor de que, bajo ninguna circunstancia me tomes como modelo!! jjajja podría ser de poco beneficio para tu salud física y mental.Saludos!

  17. Lina Tono dijo:

    Ana María, como siempre recibo con mucho cariño tus comentarios, son muy sabios y certeros. Gracias por seguir leyendo!un gran abrazo.

  18. Jajaja! Anotado!😛 Pero ya estoy en la misma situacion jajaja… Si te contara que estoy viviendo entre cajas de mudanza y caos.. XD!!😛 Pero tienes razon… no te tomare como modelo.. y sere fiel a las enseñanzas del sabio y gran Homero J Simpson😛 XD1

  19. Lina Tono dijo:

    Manuela: Gracias por comentar! me alegra saber que no soy la única bestia que vive sola en el mundo jejej yo también me la paso mendigando almuerzo todos los días donde familiares, pero verás, ahí mato dos pájaros de un tiro: 1. hago visita (para que no digan que uno es ingrato). 2. me ahorro lo del almuerzo. Te recomiendo dicha estrategia!muchas gracias por leer.Saludos!

  20. Lina Tono dijo:

    Un Mortal: jjajaj cómo no haberlo pensado! Homero Simpson como gurú de la convivencia… me gusta mucho eso. Adelante!!!!!!

  21. Empezando con el "No podría hacerlo otro" Para corroborar como solucionare mis almuerzos de fin de semana..😄 haré caso del consejo que le diste a Manuela e iré a comer a casa de familiares😛 !!!😄

  22. ApoloDuvalis dijo:

    Ja, ja, ja ^_^Me reí mucho, también recordando mis propias experiencias en la materia. Ahora es cuando uno entiende por qué cuando dos mamás se encuentran el segundo tema que tocan fijo es dónde tal tubérculo se consigue más barato o lo cara que está la carne en el súper mercado X.Yo también escribí sobre mi experiencia cuando mi mamá se independizó de mí.

  23. Lina Tono dijo:

    ApoloDuvalis: muchas gracias por compartir tu post! esta muy bueno, me he sentido identificada con muchas cosas. Pero lo que mas me gusta definitivamente es el apodo de tu hermana. Tengo algunas primas a quienes dicho apodo les cae de perlas jajaja.saludos!

  24. ¡Felicidades Linis! Qué orgullo que tengas tu depa propio😀

  25. me encanta tu recopilación de anecdotas como primipara independiente, por favor, pasa a visitarnos en http://www.cerdoferoz.com donde se develan los grandes misterios de la vida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s